Un sitio para compartir
Estamos en GUERRA ESPIRITUAL intercediendo con un MOVER PROFÉTICO Creyendo, Aprendiendo y Creciendo en lo Sobre Natural a través de la REVELACIÓN DE LA PALABRA DE DIOS

miércoles, 15 de febrero de 2017

Estudio Sobre: La UNCION

Conociendo La Palabra de Dios

“El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres, me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos, a predicar el año agradable del señor ” Lc. 4:18-19 RVR.
Introducción: 

El año pasado, en una cruzada evangelística en esta ciudad de Mendoza, recibimos la visita de Franklin Graham en el estadio mundialista Malvinas Argentinas. La primer noche del festival, el comité ejecutivo nos invitó a catorce pastores (quienes estuvimos trabajando casi un año para este evento) altamente involucrados en la organización para estar en el palco junto al predicador, lo que fue un privilegio para el Ejército de Salvación. El sermón de Franklin fue simple: Juan 3:16. - Tuvo una notable respuesta de aquellas personas que escucharon el evangelio por primera vez. Cientos de personas se convirtieron a Jesucristo. En el momento del llamamiento, con los demás siervos bajamos de la plataforma y nos movilizamos hacia donde se encontraba la gente. Cada consejero entrenado estaba listo para la cosecha. Caminé unos pasos entre la multitud y escuché este comentario hacia un consejero: Al predicador le falta unción de Dios. 

¿Sabría esta persona lo que estaba diciendo? ¿Con qué relacionan los creyentes cuando se habla de unción en este tiempo? Muchos cristianos piden unción a Dios, pero: ¿Saben lo que piden y qué significado tiene esta palabra entre los cristianos? 

Los cristianos, muy a menudo repiten palabras de sus pastores y líderes pero muy pocos son los que realmente analizan su significado. Debería ser una tarea de cada creyente conocer las palabras que pronunciamos antes de emitir opiniones.

¿Qué es la unción? ¿ Qué dice el A.T. y N.T. al respecto? 
Ungir = tocar, rozar, frotar. 


En el A.T. hebraico encontramos una setenta veces el verbo MASHAJ () que significa “Ungir”. El significado básico era en ese tiempo “untar” con aceite algún objeto o persona como un acto de consagración. Este acto siempre tuvo un significado Espiritual, lo cual el objeto o la persona eran apartados para un oficio o función especial para Dios. De esta palabra deriva Mesías, (el ungido) Para entender la importancia que tenía una persona al ser ungido en el A.T.,podemos dar el ejemplo de David, quien rehusó matar al Rey Saúl. David dijo: “Jehová me guarde de hacer tal cosa contra mi señor, el ungido de Jehová ...” 

En el N.T., ungir, crisma - en latín infinitivo ungo - ungir, unxit - ungido – voz pasiva, terminación ixt = él me ha ungido De aquí, en griego viene el Cristo (el ungido). En el N.T. en griego, esta palabra tiene un alto contenido espiritual , igual que en hebreo. Vemos con esto que Jesús había sido ungido con poder espiritual. Aprendemos que en el acto mismo de ungir de Dios, decimos simplemente que Dios toca, roza, frota con Espíritu Santo la vida de Jesús para que realizara un ministerio exitoso. Todo líder elegido tiene un llamado y capacitación como Jesús. En este tiempo son muchos los que poseen un llamado y capacitación, pero no todos la unción. La unción proviene de un acto de Dios con hombres y mujeres que buscan ser embestidos de poder en el Espíritu Santo. El próximo mes veremos Porque debemos ser ungido... ¡ Hasta pronto !

¿ Por qué debemos ser ungidos ? continuación... - Imaginemos que fuésemos a la universidad a estudiar una carrera. Al finalizar la misma nos darán un título que nos acredita como profesionales. Exhibirían el título obtenido colgado en la pared de la oficina. El título tiene un sello y firma del rector que lo habilita para desempeñar el trabajo. Está apto para ejercer su vocación.
De la misma manera Dios ha llamado a muchas personas en las iglesias para predicar su Palabra y ejercer cada don. Él capacita y da su aprobación cuando unge con su sello del Espíritu Santo. Hoy en día en toda iglesia cristiana encontramos gente llamada y capacitada pero le falta lo más importante para un ministerio. La iglesia de Corinto poseía muchos dones, pero tenían mal testimonio. Judas Iscariote fue llamado por Jesús, fue capacitado pero su vida no era correcta. No había frutos en él.

En el pasaje en Lucas vemos como Jesús lee en la sinagoga y dice que Dios le había dado dones como predicar, sanar, dar, pregonar, poner en libertad, etcétera. Él dice: me ha ungido para hacer todo esto. En estos tiempos son muchos los líderes que trabajan para el Señor en un ministerio. Muchos tienen dones, talentos, pero poco son los frutos en sus vidas ¿Por qué? Quiero mencionar algo que bajé por internet de una página cristiana hace un tiempo, dice: “El éxito de un ministerio no radica en saber hacer el trabajo (no basta solo con saber) sino en que el ministro goce de intimidad con Dios... La clave no está en las actividades sino en el Espíritu Santo que unge... es decir, lo que determina el éxito de un ministerio no son las actividades que la conforman, aunque son válidas... la clave está en el respaldo que Dios le da al que está realizando el ministerio... la autoridad no está por el puesto que ocupamos, sino en la aprobación de la unción de Dios...” - Hay quienes creen tener unción de Dios y que se la pueden transferir a quienes ellos quieren. La unción no está en la presencia, en la formalidad, en la elocuencia o en la preparación de un líder (aunque todo esto es bueno). La unción no la manejan los hombres, no es manipulada por nadie. Ningún ministro en la iglesia puede otorgar unción. Solo Dios puede hacerlo. Entonces ¿qué debo hacer para obtener unción ?la respuesta está: ¡¡¡Dios unge a quienes le buscan orando y ayunando!!!

La unción mi querido hermano en Cristo es simplemente el Espíritu Santo obrando en una persona por voluntad de Dios. Cuando Jesús se está bautizando con Juan el bautista, está orando y Dios envía el Espíritu Santo y lo unge. (Lc.3:21-22) A diferencia de nuestro Señor que fue ungido en el bautismo, nosotros hoy en día podemos ser ungidos, tocados, rozados, llenados con el Espíritu Santo en cualquier lugar. Puede encontrarse ahora mismo si lo desea, arrodillado al lado de su cama, en le living, en su jardín, en su devocional, en la iglesia, etcétera. La unción siempre dependerá de usted, de su búsqueda diaria.

Por eso toda persona que fue elegida para una tarea en la iglesia debe estar ungida para esa tarea. Recordemos cuando los discípulos debieron elegir siete diáconos (siervos) para servir las mesas, debido a que ellos no podían atender a las viudas porque consideraban que su tarea primordial era La Palabra de Dios. Ellos dijeron: “Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo” ( Hechos 6:3 )
Quiero citar un profeta de Dios de nuestro Ejército, Samuel Brengle, dice al respecto en su libro Auxilios para la Santidad: “El secreto de todos los fracasos, y de todo verdadero éxito, se halla oculto en la actitud del alma en su relación privada con Dios. El hombre que valientemente espera (confía y busca del Señor) en Dios forzosamente tendrá éxito. NO PUEDE FRACASAR. Continuamos en le próximo número del salvacionista,¡ Bendiciones!

¿Por qué debemos ser ungidos? continuación... - Cuando Jesús comenzó su ministerio fue lleno del Espíritu Santo. En Lucas 4:1a dice: “ Jesús lleno del espíritu Santo, volvió del Jordán...” – en el 4:2b nos enseña que estuvo orando y ayunando buscando poder: “... y no comió nada en aquellos días” . Fue tentado por el diablo, pero regresó lleno de poder: “ Y Jesús volvió en el poder del Espíritu.”

Dios sigue esperando que sus siervos busquen Su presencia en sus vidas, siervos consagrados (apartados del mal) . Nuestras iglesias necesitan a hombres y mujeres que anhelen y busquen ser ungidos por Dios. Para todo esto necesitamos imperiosamente orar, ayunar, clamar, confiar, amar, obedecer, etc. – Esto implica dejar toda ira, contienda, vanidad, celos, envidias, inmoralidades. Amado hermano, busquemos unción de Dios para nuestras vidas y la de nuestras familias para que el evangelio de Jesús tenga éxito. 

Hemos visto juntos y analizado porque razón, todo cristiano, para realizar una tarea específica en la iglesia necesita imperiosamente ser ungido. Una vez que esto ha sucedido nos debemos hacer esta pregunta: Fui llamado, capacitado y ungido, ¿Ahora qué.? ¿Cuál es mi tarea fundamental para llevar el evangelio ?

¿Cuál es la prioridad después de ser ungido? 

En este pasaje del evangelista San Lucas, capítulo 4:18, son varias las tareas que Jesús repite del profeta Isaías (Is.61). Jesús, da a entender en este pasaje, que aquí está la esencia del ministerio que debería cumplir de ahí en más. Jesucristo enfatiza y detalla todo lo que Dios le había encomendado.

Lo primero que leemos es: “dar buenas nuevas...” A mi entender la predicación del evangelio sería lo más importante para Dios en el ministerio que Jesús tendría que desarrollar hasta su último día de vida. Toda persona que fue llamada, capacitada en la iglesia por Dios para realizar un ministerio debe primeramente predicar el evangelio. A diferencia de Jesús, al cual Dios le dio muchos dones, como dar, sanar, liberar, etc., los creyentes no estamos dotados de todos estos. Cada uno debe pedir y buscar en oración que Dios le conceda un don y que luego sea ungido para desarrollarlo en el ministerio en la iglesia. Usted puede tener un don, un talento y capacidades innatas, pero no logrará resultados si no es ungido por Dios. Si su vida no posee aprobación de Dios y de tener como aliado en su vida al Espíritu Santo, su trabajo podrá por un tiempo tener “éxito”, pero con el tiempo sucumbirá. 

Hace poco leía que si usted pone en el centro de una ciudad a dos pastores, con un local para la iglesia con exactamente las mismas dimensiones, los mismos equipos musicales para la alabanza, con la misma cantidad de sillas, etc. ¿cuál tendrá frutos? ¡¡¡Solamente aquel que posea la aprobación de Dios!!! - Nuestras iglesias necesitan personas ungidas por Dios. A partir de la unción cada creyente podrá ser relevante en el mensaje del evangelio. Queremos creyentes que se jueguen por el mensaje de Jesucristo ¿Es esto lo que está fallando en nuestro medio? ¿Será que la metodología y los programas de la iglesia tienen más importancia y es lo que miramos hoy en día, antes que recibir la aprobación de Dios y la unción del Espíritu Santo en nuestras vidas? - Dios está buscando personas que busquen ser LLENAS del Espíritu Santo en sus vidas. Un Ejército de Salvación poderosísimo estará levantando Dios en pocos años. Así lo creo, ¡¡¡créalo usted también!!! – No es con ejércitos, ni con espadas, es su Santo Espíritu. Cuando usted cante en la iglesia: “Hay una unción aquí, cayendo sobre mí, mudándome cambiando mi ser... Sienta que su alma y su espíritu se está llenando con el PODER DEL ESPIRITU SANTO DE DIOS” ¡Dios traiga unción a su vida !

Por el Capitán Ángel Romero
O.D. Cuerpo de Mendoza.

No hay comentarios: